Cuidar a un ser querido o trabajar: la dura realidad para muchos californianos